RADIOTV COLOMBIA es Boyacá

Educación: fundamento de una sociedad más justa en el mundo de después de la pandemia de COVID 19

Foto: Unesco
;

La pandemia de COVID-19 provocó trastornos sin precedentes en el ámbito educativo con 1.200 millones de alumnos y de jóvenes afectados por el cierre de las escuelas en todo el mundo.

Eres el lector número 1971 de esta noticia

Como la crisis generada por el COVID-19 puede conllevar a una erosión de la confianza en los servicios públicos y gobiernos, se deben abordar algunas cuestiones urgentes acerca de la manera en que las medidas adoptadas para impedir su propagación pudieran afectar el estado de derecho y los derechos humanos. La UNESCO y la ONUDC destacan la importancia de la educación en la sensibilización sobre los derechos humanos y en la construcción de sociedades y economías más equitativas, sostenibles e inclusivas, que sean más resilientes frente a este tipo de crisis.

Esta situación no solo ha socavado la confianza en la capacidad de los servicios públicos tales como la educación y la salud para hacer frente a la crisis, sino que ha suscitado preocupaciones fundamentales acerca de la erosión de los derechos humanos ahora y después de la crisis.[i]

El Sr. António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, advirtió en un informe publicado en abril de 2020 que la crisis económica y social podía convertirse rápidamente en una crisis de los derechos humanos, y que todas las medidas de urgencia tomadas debían ser legales, necesarias para la protección de las personas, equilibradas y no discriminatorias.

Las medidas de emergencia y legislativas adoptadas rápidamente durante una situación cambiante pueden usurpar los derechos más allá de los límites necesarios. Los informes de diferentes agencias de las Naciones Unidas ponen de relieve la repercusión de las medidas de urgencias en diferentes niveles:

La libertad de movimiento puede verse restringida;[ii]
Las mujeres y los niños que deben permanecer en sus casas quedan expuestos a un aumento de la violencia;[iii]
Una tecnología intrusiva que puede menoscabar las reglas de confidencialidad;[iv]
Los grupos vulnerables pueden ser los más afectados;[v]
Los procesos democráticos como las lecciones pudieran verse afectados.[vi]
“El virus es una amenaza para todo el mundo. Los derechos humanos conciernen a todos. Al respetar los derechos humanos en este periodo de crisis, podremos elaborar soluciones más eficaces e inclusivas de cara a la urgencia de hoy y a la recuperación en el futuro”, declaró el Sr. Guterres.

La UNESCO y la UNODC trabajan conjuntamente para cubrir la brecha existente entre educación y justicia, y para permitir que los niños y jóvenes comprendan y ejerzan sus derechos, piensen de manera crítica, tengan criterios éticos sólidos, actúen con integridad, combatan las injusticias y promuevan las sociedades justas.

La educación es un aliado clave en la defensa de los derechos y en la protección del estado de derecho, así como un elemento esencial en las situaciones de crisis. ¿Cómo podemos defender nuestros propios derechos cuando desconocemos cuáles son?

Los niños, y en particular las niñas, que aprenden, desde su más tierna edad en la escuela, sus derechos para protegerse contra los abusos y la violencia sexual son menos vulnerables a verse afectados por esta situación. Estas cuestiones se vuelven más importantes durante el periodo de epidemias, como sucede con la violencia contra las mujeres que tiende a aumentar durante las situaciones de emergencia (OMS 2020).

Aprender la empatía, respetar la diversidad y ser capaces de reconocer y combatir la discriminación son competencias clave que los jóvenes necesitan para evitar que las sociedades se vuelvan aún más polarizadas. Investigaciones recientes demuestran que las competencias socioemocionales contribuyen a reforzar la resiliencia de los jóvenes, en particular en tiempos de crisis (UNESCO MGIEP, 2019).

En un momento en que la gestión de la crisis se centra en los desafíos educativos, la UNESCO y la UNODC trabajan para:

Colocar los derechos en el centro de la educación: Ayudar a los países a proporcionar programas y recursos pedagógicos que permitan que los niños y jóvenes comprendan cuáles son sus derechos y sepan ejercerlos. Velar por que aquellos que corren el riesgo de verse privados de sus derechos sean informados sobre estos, en particular las niñas y los grupos vulnerables.

Tender puentes entre los encargados de la formulación de políticas en los sectores de la educación y la justiciar: Proporcionar orientaciones políticas a los responsables políticos, intercambiar estrategias eficaces y prácticas innovadoras. Ayudar a institucionalizar la educación para la justicia en las políticas educativas, los planes de estudio y la gobernanza escolar.

Apoyar a los docentes: Proporcionar a los docentes, los educadores y las familias los recursos y manuales interactivos para enseñar a los niños sus derechos, los factores estructurales que provocan las desigualdades y permitir que se conviertan en ciudadanos comprometidos capaces de construir sociedades justas en el futuro.

La UNESCO y la ONUDC refuerzan su colaboración en materia de educación en favor de la justicia en el contexto de la Coalición Mundial para la Educación. La Coalición proporciona una plataforma para unir sus esfuerzos y los de otros sectores multilaterales, fundamentalmente las organizaciones internacionales y los asociados de la sociedad civil y del sector privado con miras a garantizar que la crisis actual no aumente las desigualdades en el ámbito del aprendizaje, y que los derechos de los niños y jóvenes puedan ser protegidos.

Fuente: Boyaca Radio PRENSA con información de la UNESCO

Eres el lector número 1971 de esta noticia

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
  • RADIOTV COLOMBIA es Boyacá Televisión

    Educación: fundamento de una sociedad más justa en el mundo de después de la pandemia de COVID 19